Top

10 CLAVES PARA QUE TUS BESOS SEAN IRRESISTIBLES

 

Bésame…bésame mucho…Pero ¡bésame bien! Nadie nace sabiendo, es algo que aprendemos con la práctica y la atención a la respuesta no verbal de nuestras parejas. Quédate con estas claves para no fallar y dar unos besos irresistibles.

La experiencia del beso no solo consiste en lo que sepas hacer con la boca, todo tu cuerpo debe estar dirigido para y por la otra persona. Presiona tu cuerpo contra el suyo y rodéale con los brazos firmemente pero sin apretar. Mientras se besan, puedes acariciar su cuerpo suavemente: el pelo, la cara, el cuello, la cintura, el trasero…

No vayas directamente a los labios intensos con lengua. Da suaves besitos por toda su cara y su cuello. Los besos en las orejas y pequeños mordisquitos en los lóbulos de éstas son muy placenteros. También puedes combinar los besos en la boca con estos alrededor de ella y en otras zonas de su cara, como sus párpados.

Utilizar la lengua como una batidora recorriendo la de tu pareja a toda velocidad es un gran error. Hazlo despacio, comienza besando solo los labios y, solo cuando creas que es el momento, introduce la lengua suavemente hasta tocar la suya y frotarlas de forma sensual, poco a poco ya irás subiendo el ritmo.

Un beso con una técnica perfecta puede estropearse por la deshidratación. Utiliza vaselina o cacao en los labios asiduamente pero no te lo pongas justo antes de besarle porque puede ser demasiado pegajoso. Mantén también la boca húmeda bebiendo agua, que además refrescará tu saliva. No dejes que tu lengua se quede tan áspera como la suela de un zapato.

No es necesario que tengas el aliento más fresco del mundo, en realidad lo que más se percibe es la diferencia en el sabor de la saliva. Si fueron a cenar (y no comieron nada especialmente aromático), no te preocupes de más. Ten en cuenta que si fumas es más probable que tu aliento sepa mal. Puedes llevar algún chicle o caramelo de menta pero no hace falta que los tomes compulsivamente.

En medio de un beso apasionado separa tus labios de los suyos y, cuando intente volver a besarte, apártate con una sonrisa pícara, ¡ahora dominas tú! Esto puede ser muy sensual pero hay que saber utilizarlo, si le huyes todo el tiempo pierde la gracia y es posible que se canse. Nota: la mirada y la sonrisa sensual son imprescindibles para que tu pareja se vuelva loco.

Por muy bien que se te dé el doble tirabuzón con chupetón, si de verdad quieres que recuerde esta sesión de besos, lo mejor es que varíes en velocidad y ritmo. Haz cosas distintas como morder suavemente su labio superior e inferior y dar pequeños besitos alrededor de su boca y su cuello.

No es necesario que tomes toda la responsabilidad del beso, de hecho es más placentero si crean el beso entre los dos. Sigue el ritmo de tu compañero e imita sus movimientos. No intentes hacer todo lo contrario o el beso se convertirá en una lucha; incluso podrían hacerse daño.

Parece algo obvio pero tanta técnica y concentración pueden hacer que te olvides de lo básico, que es mantenerte viva. ¡Respira! Si no eres capaz de respirar por la nariz tendrás que tomar pequeñas bocanadas de aire en los giros o entre pequeños besos. Intenta evitar coger aire como si fueras a bucear.

Como en muchas otras cosas, el ser un buen “besador” tiene mucho que ver con la seguridad que tengas en ti mismo. Créete lo mucho que le gustas a la otra persona y lo bien que besas y apasiónate por lo que estás haciendo. ¡Relájate y disfruta!

Comenta si te gustó la Nota

Comentarios

DALE ME GUSTA PARA
RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS