El amor no muere de la noche a la mañana, el amor va muriendo muy lentamente…

El amor no muere, es cierto… Pero lo que la mayoría llama amor, ése sí que tiene un tiempo de vida finito.

Sin ánimos de extendernos en la diferencia, limitémonos a entender que el amor verdadero es el incondicional, el que espera siempre la felicidad y procura el bienestar del otro, sin esperar nada a cambio y sin necesidad siquiera de estar con esa persona.

Mientras tanto, estamos la mayoría diciendo que amamos y escuchando que nos aman, dentro de lo que de acuerdo a nuestro mundo es el amor.

No es de sorprender escuchar de muchas personas decir que han dejado de amarlas de la noche a la mañana, cuando esto no es más que un reflejo de la poca conexión que se tiene con la relación, quizás del escaso interés y la poca atención que han prestado a su pareja durante algún tiempo.

El amor no muere de la noche a la mañana, el amor va muriendo lentamente, con cada desilusión, con cada decepción, con cada mentira, con descubrir poco a poco que nos enamoramos de algo irreal, con darnos cuenta de que no remamos en la misma dirección… Muere de a poco al sentir más afinidad, más comprensión, más tranquilidad con cualquier persona de menor importancia en comparación a cómo nos sentimos con nuestra pareja.

Muere el amor con cada palabra no escuchada, con cada ofensa, con cada gesto de desinterés, con cada intento fallido de hacer entender una posición…

Agoniza cuando dejamos de buscar intimidad, cuando nos da igual recibir un beso o no, cuando no necesitamos la piel del otro cerca, cuando no extrañamos su respiración cerca de nuestro oído.

TU HOROSCOPO PARA HOY y MAÑANA
ACUARIO
ARIES
CANCER
CAPRICORNIO
ESCORPIO
GEMINIS
LEO
LIBRA
PISCIS
SAGITARIO
TAURO
VIRGO

Comentarios

Comentarios