Sus bromas se cumplen religiosamente en cada entrega de premios, aunque se encarga de siempre seguir sorprendiendo. Se trata del actor y humorista Sacha Baron Cohen, que esta vez se lució en los premios Bafta.

En la gala realizada en Los Ángeles, el protagista de “El Dictador”, subió al escenario luego de recibir el premio Chaplin, y con él, un bastón que utilizó el recordado actor y director.

Una anciana en silla de ruedas fue quien le entregó la pieza que tuvo consigo tantos años.

Sacha Baron Cohen, feliz con el regalo, empieza a imitar al popular humorista y, “accidentalmente”, empuja a la anciana en silla de ruedas que segundos antes le había dado el obsequio.

La pobre mujer sale por los aires y termina cayendo en el público, que queda atónito al principio, pero luego, descubren que se trata de una “bromita”.