AUTOS VARADOS EN LA TERMINAL ZÁRATE: FIAT BUSCA DESTRABAR LA IMPORTACIÓN DE 4.000 VEHÍCULOS

Las terminales automotrices están buscando cerrar en cuanto les sea posible un acuerdo con el Gobierno que les permita ingresar al país decenas de miles de miles de vehículos importados que están demorados en la Terminal Zárate, a la espera de que la Secretaría de Industria apruebe los trámites.

“En nuestro caso tenemos 4.000 unidades en el puerto esperando la liberación, que equivalen a poco más de un mes de nuestras ventas actuales”, dijo Martín Zuppi, director general de FCA Fiat Chrysler Argentina. “Todas esas unidades ya tienen un cliente, de modo que para nosotros es importante contar con las mismas lo antes posible”, agregó el ejecutivo.

Las conversaciones entre Gobierno y automotrices se vienen desarrollando desde hace tres meses, cuando la Secretaría de Industria pisó el freno a las planillas del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) que les giran cada día las terminales. Eso fue a mediados de mayo: el dólar paralelo se acababa de disparar a los niveles actuales de entre 120 y 130 pesos y en las concesionarias comenzó a registrarse una demanda de vehículos de alta gama que estaba completamente fuera de agenda.

En pocos días se pasó de la inactividad total que había generado la pandemia a una demanda febril, motorizada por “veranito cambiario” que permite comprar vehículos a precio oficial, pero que equivalen a una cotización en el dólar “blue” que es la mitad de lo que valían a comienzos de año.

A ese potencial drenaje de dólares, el Gobierno le aplicó un torniquete por la vía más burocrática: cajoneó las SIMI que le presentan las automotrices, sin cuya aprobación previa no es posible “nacionalizar” los vehículos importados. Y la aduana de Zárate se empezó a llenar de unidades bajadas de los barcos, pero que todavía no pueden ser subidas al camión mosquito.

Con esa herramienta de presión, desde el Ministerio de Producción comenzaron a presionar a las automotrices para que importen menos y exporten más. La primera respuesta, más a mano, fue estimular las ventas internas de los modelos de fabricación local. Fiat, de hecho, acaba de lanzar una agresiva promoción para colocar entre los modelos más vendidos al Cronos, su auto de fabricación nacional.

El déficit de balanza comercial del sector automotor es una cuestión central desde el Gobierno. Un informe difundido hoy por la Asociación de Fabricantes de Autocomponentes (AFAC) señala que durante el primer semestre de este año, a pesar de que hubo prácticamente dos meses completos de inactividad por la cuarentena, el déficit de autopartes (sin contar el de vehículos terminados) superó los 1.800 millones de dólares.

En el caso de los vehículos terminados, la Argentina también es deficitaria, ya que 72% de las ventas en los concesionarios locales son de unidades importadas, según el promedio de ventas de los últimos cuatro años. En tanto la actividad exportadora, en particular hacia Brasil, viene en franco retroceso. ​

“Tenemos una situación particular desde mayo”, agregó Zuppi, durante una conferencia de prensa que realizó por Internet, junto al director comercial de FCA, Pablo García Leyenda. “El auto hoy es un bien de resguardo, es una buena oportunidad para comprar. Entendemos que esta situación se va a sostener en los próximos meses y esperamos recuperar mercado”, agregó.

Martín Zuppi y Pablo García Leyenda, de FCA Fiat Chysler Argentina, durante el Zoom en el cual presentaron la nueva Fiat Strada.

Las previsiones de venta para este año, según terminales y concesionarias, son de entre 280.000 y 290.000 unidades (una caída de casi 40% contra las 470.000 del año pasado). Ese es el número de consenso que están conversando las terminales y el Gobierno. El núcleo duro de esa discusión es cómo se repartirán entre las 12 terminales esas 80.000 a 90.000 unidades de acá a fin de año, incluyendo tanto vehículos importados como de fabricación local.

“Estamos haciendo un buen trabajo, nos parece que entre todos estamos tratando de llegar a un buen acuerdo, con reuniones semanales (de los funcionarios del Gobierno) con las diferentes compañías”, agregó Zuppi.

El ejecutivo agregó que están incrementando casi al doble el ritmo actual de producción del Cronos, con el propósito de generar tanto saldos exportables como incluso de sustituir parte de la demanda de su red de concesionarios.

“Habíamos pensado para este semestre un ritmo de producción de entre cinco y seis días por mes, debido a la caída de la demanda desde Brasil, que era el principal destino del Cronos. Pero tras alguna reactivación que hubo en Brasil, sumada al incremento de la demanda local, estamos llevando la producción a entre 11 y 12 días por mes, a un ritmo de 310 vehículos diarios. La producción de nuestra fábrica de Córdoba va a ser de unas 30.000 unidades para todo el año. Hasta hace poco tiempo, la previsión era de entre 23.000 a 24.000 unidades”.

La conferencia de prensa de FCA fue a raíz del lanzamiento comercial del nuevo Fiat Strada, un modelo fabricado en Brasil que viene a competir en el segmento (de entrada, en este caso) que más se está moviendo, el de las pick ups.

Si bien Zuppi no ofreció detalles de lo que se está conversando con el equipo que encabeza el secretario de Industria, Ariel Schale, dio a entender cuáles son algunos de los ejes a la hora de referirse al tipo de cambio. “Para nosotros lo ideal sería continuar con el actual tipo de cambio, que nos permite importar autopartes y vehículos terminados, y poder ser más competitivos para exportar, a través por ejemplo de la vuelta de los reintegros a las exportaciones”, dijo.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS