BALDAZO de AGUA fría para ESPAÑA, no habrá fondos sin condiciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, empieza a asumir que España no recibirá dinero de Europa, para reconstruir la economía tras la pandemia del coronavirus, sin condiciones en forma de reformas que condicionarán su acción de gobierno. Este miércoles ha recibido un nuevo jarro de agua fría en Suecia, gobernada por los socialdemócratas y, por tanto, socios de los socialistas españoles en Europa.

Sánchez ha comparecido en rueda de prensa tras reunirse con Stefan Lövfen, primer ministro de Suecia, uno de los cuatro países denominados «frugales» y más reticentes con el fondo de recuperación europeo. El Gobierno sueco defiende dicho fondo debe repartirse mediante créditos y no subvenciones directas y, por tanto, sin control, como pretende Sánchez.

Tras reunirse en la residencia oficial de verano del primer ministro sueco en Harpsund, los dos dirigentes han afirmado que quieren que se llegue al consenso en julio -«si retrasamos la respuesta retrasamos la recuperación, y eso es algo que no nos podemos permitir», ha dicho Sánchez- pero han admitido que será muy difícil lograrlo. Lövfen ha insistido en que es partidario de que los fondos sólo sean préstamos y enfocados en las «necesidades reales».

Suecia, Holanda, Austria y Dinamarca son partidarios de que el fondo de recuperación europeo -que sirva para ayudar a los países que más han sufrido la crisis del coronavirus- sea temporal y que no conlleve la mutulización de la deuda ni un aumento en las contribuciones de los países miembros. Son partidarios, además, de que estos fondos se concedan como préstamos y no como simples transferencias, como ha exigido hasta ahora el presidente español.

La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió ayer a Pedro Sánchez de que persisten «notables diferencias» entre los socios de la UE sobre el fondo de recuperación, aunque coincidió en la necesidad de superar los estragos causados por la pandemia.

«Somos conscientes de la necesidad de actuar rápido», afirmó la líder alemana, para quien este es el objetivo prioritario del Consejo Europeo, que empezará este viernes y que recuperará el formato presencial, tras meses de conferencias telemáticas.

En concreto, la propia Merkel admitió que puede que ese acuerdo no se logre en la reunión del viernes. «Tenemos que salvar algunas discrepancias, pero por parte de Alemania hay voluntad de llegar a una solución de compromiso para lograr un acuerdo», avisó Merkel.

La canciller alemana, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, prosiguió así con Sánchez su ronda de contactos con líderes de la Unión Europea, después de haber recibido el viernes pasado a su homólogo holandés, Mark Rutte, y este lunes al italiano, Giusseppe Conte.

La gira europea en busca de un acuerdo sobre el fondo de reconstrucción europeo está siendo un calvario para Pedro Sánchez. El lunes el primer ministro holandés, Mark Rutte, instó a Sánchez «a buscar una solución» dentro de España para la crisis económica generada por la pandemia. Y antes de reunirse con él en La Haya, en un mensaje a la Prensa, dejó claro que «no va a ser fácil» llegar a un acuerdo sobre el fondo que pretende España.


SÍGUENOS