CONDENADO A 11 AÑOS DE PRISIÓN POR MATAR A UN GORILA EN UGANDA

SIGUENOS EN FACEBOOK, DALE ME GUSTA A NUESTRA PÁGINA

Un cazador furtivo que confesó haber matado a un raro gorila de espalda plateada en Uganda en junio fue condenado a 11 años de prisión, acusado, entre otros cargos, de haber entrado ilegalmente en una zona protegida y de haber matado al animal.

El espalda plateada, conocido como Rafiki, era el líder de un grupo de más de una docena de gorilas conocido como la tropa Nkuringo, que ha sido popular entre los visitantes del Parque Nacional Impenetrable de Bwindi en Uganda durante décadas. Este sitio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO con una superficie de casi 32000 hectáreas, alberga a casi la mitad de los gorilas de montaña del mundo y ha atraído durante mucho tiempo a turistas de todo el mundo con la esperanza de echar un vistazo a esta rara especie.

“Estamos aliviados de que Rafiki haya recibido justicia, y esto debería servir de ejemplo a otras personas que matan a la vida silvestre”, dijo Sam Mwandha, director ejecutivo de la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda, en un comunicado publicado el jueves. “Si una persona ataca la vida silvestre, todos perdemos”.

Se cree que Rafiki tenía unos 25 años cuando desapareció el 1 de junio. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente, y cuatro cazadores furtivos fueron arrestados poco después.

Byamukama Felix, uno de los cazadores, confesó haber matado al espalda plateada después de entrar en el parque nacional, pero dijo que fue en defensa propia.

Félix se declaró culpable de tres cargos que incluían la entrada ilegal en la zona protegida, la matanza de un gorila y la matanza de un pequeño antílope conocido como “duiker”, dijo la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda en la declaración. El hombre dijo que había ido a cazar con otro cazador furtivo cuando se encontraron con el grupo de gorilas. Rafiki atacó, dijo a las autoridades, y mató al espalda plateada con una lanza.

El Parque Nacional Impenetrable de Bwindi, en el suroeste de Uganda, es conocido por su excepcional biodiversidad y es un refugio crítico para los gorilas de montaña, una especie que una vez estuvo al borde de la extinción.

Las actividades de lucha contra la caza furtiva y de conservación han contribuido en los últimos años a que la población vuelva a crecer. En 2018, la situación del gorila de espalda plateada pasó de estar en peligro crítico a estar en peligro de extinción por la Unión para la Conservación de la Naturaleza, la autoridad sobre el estado de conservación de las especies del mundo.

Ningún gorila había sido asesinado por un cazador furtivo en el parque desde 2011, según el Programa Internacional de Conservación de Gorilas.

Pero el efecto de la pandemia de coronavirus en el turismo vital de la región ha hecho que los conservacionistas de la vida silvestre y las autoridades del parque teman que la caza furtiva pueda aumentar.

Según el censo más reciente, en 2018 quedaban 1.063 gorilas de montaña en estado salvaje, 459 de los cuales vivían en el Parque Nacional Impenetrable de Bwindi y en la adyacente Reserva de Sarambwe en la República Democrática del Congo.

La tropa de Nkuringo que lideró Rafiki ha estado en el parque desde 1997, según la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda, y a principios de este mes, la autoridad dijo que la tropa se había estabilizado en 11 miembros y tenía un nuevo gorila dominante, Rwamutwe. Quince manadas se han habituado al turismo en el parque.

Los funcionarios también compartieron algunas noticias felices: Dos bebés gorilas nacieron en las últimas semanas en dos tropas diferentes en el parque nacional.

Comentarios

Comentarios