CORONAVIRUS EN LANÚS: MURIÓ UN JEFE DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL EVITA, QUE TIENE 123 MÉDICOS CONTAGIADOS

Un jefe de enfermería del Hospital Interzonal Evita, de Lanús, falleció por coronavirus luego de estar tres semanas internado, según informó la filial Lanús de la Asociación de Trabajadores del Estado y confirmaron las autoridades del centro de salud del Sur del Gran Buenos Aires.

«Lamentamos informar el fallecimiento del compañero trabajador del Hospital Evita y delegado de Ate Lanús, Sergio Rey, quien se encontraba en grave estado a causa del covid 19″, indica el comunicado del sindicato, dado a conocer este jueves, un día después de la muerte del enfermero.

“Sergio dio pelea a este virus en primera linea, como lo hacen todos los trabajadores de salud. -continúa detallando- Incluso padeciendo epoc, no dejo de prestar servicio a la comunidad desde su lugar de trabajo, su querido hospital Evita. Desde Ate Lanús, enviamos nuestras condolencias a su familia, amigxs y compañerxs y lxs acompañamos en este doloroso momento. ¡Hasta siempre compañero!!”.

Rey tenía 59 años y casi 40 de trabajo en el hospital, en el que actualmente ocupaba el cargo de supervisor de Enfermería. Llevaba casi cuatro semanas internado en terapia intensiva.

“Desde el primer día se comprometió con la lucha contra esta enfermedad. Era un hombre muy querido en el hospital, un formador de enfermeros, que dejó la vida frente al covid”, comentó, en declaraciones dadas a conocer por el medio local Inforegión, Javier Maroni, director del centro de salud ubicado en Lanús Oeste.

Maroni también contó que en este momento el hospital acumula 123 integrantes de su personal infectados de coronavirus -ninguno en condición grave-, y suman más de 320 desde el comienzo de la pandemia, aunque hasta ahora no se había producido ningún deceso.

El Hospital Evita tiene una planta 1.322 trabajadores de la salud, de los cuales 150 ingresaron tras la declaración de la pandemia, para reforzar la atención.

Maroni enfatizó el problema de que “la burocracia de las ART retarda el regreso” de quienes estuvieron infectados y se recuperaron, apuntando que hay muchos en esa situación, de los 200 que ya atravesaron la enfermedad.

Por otro lado, el director del hospital señaló que, incluyendo la de Rey, llevan registradas 18 muertes de pacientes, un número que consideró “bastante bajo” para el contexto que se está atravesando, y que atribuyó “al trabajo infernal” que se lleva adelante en el hospital.

“No hay una sola persona dentro de este hospital que no haya asumido el compromiso”, reconoció. Y remarcó que en este momento el Evita está atendiendo “pacientes de Capital, de obras sociales y también de las prepagas más caras”.

El Hospital Evita cuenta con 12 camas de terapia intensiva, ocho más que al comienzo de la pandemia. Sin embargo, la sala está vacía, sin pacientes, debido a que el volumen de contagios entre el personal generó que no hubiera suficientes médicos para atender el sector. Por esta razón, hace cerca de dos semanas, los pacientes que se encontraban allí fueron trasladados a otros hospitales.

El Evita tiene pacientes en Unidad Coronaria, pero no en Terapia Intensiva: la cerraron por falta de médicos sanos. Foto: Guillermo Rodríguez Adami.

“Sí tenemos pacientes en la terapia intensiva pediátrica y en la unidad coronaria”; aclaró Maroni, en declaraciones a C5N. Y agregó que hay 48 pacientes moderados internados en el hospital, que tiene un total de 250 camas de internación.

“Es muy difícil saber dónde y cómo se contagió Sergio. Porque la transmisión es netamente comunitaria. Donde más hay covid es en la comunidad, no en los sanatorios ni en los hospitales”, dijo.

Rey fue despedido también por las autoridades del Club Atlético Temperley, el equipo del que era seguidor consecuente. “Lamentamos comunicar el fallecimiento de Sergio Rey, hincha de Temperley y Jefe de Enfermería del Hospital Evita de Lanús, que puso en riesgo su vida con el fin de cuidar la nuestra y luchó contra el covid-19 hasta su último día”, publicaron en las redes sociales oficiales del club.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS