CRIMEN de una mujer en Ciudadela: “ESTO FUE UN ROBO”, dijo su hija

Cuando Sandra Viviana Boaglio (53) cayó herida en la calle, todos pensaron en un robo. Este miércoles, alrededor de las 17, cuando llegaba a la casa de su madre, alguien le disparó en el pecho y escapó. El atacante corrió unos metros y subió a una camioneta que ahora es buscada por los investigadores.

Sandra era comerciante, tenía un local de ropa en Villa Devoto. Era madre de dos hijas y este miércoles bajó del vehículo de su ex marido y caminó unos metros por la calle Muñoz al 3700, en Ciudadela, para visitar a su madre. Antes de que pudiera tocar el timbre alguien la interceptó. Le disparó e intentó arrebatarle la cartera.

Tras el crimen, los vecinos contaron que vieron a un hombre sentado en el cordón de la vereda junto a una camioneta. Según declararon, había estado una hora antes de que la mujer llegara a su casa.

“Después de cometer el crimen, el asesino se subió a una camioneta conducida por otra persona y escaparon en ese vehículo”, dijo a Télam un jefe policial. Los vecinos llegaron a ver el momento del ataque, incluso uno de ellos intentó correr para atraparlo pero al ver el arma desistió.

Eliana, una vecina de la cuadra, contó: “Mi marido llegó, guardó la camioneta en una cochera. Dice que había una camioneta que parecía una ambulancia detenida y un hombre sentado al lado. Él no mete la camioneta esperando que esta persona se corra. Entró, charló tres minutos con el dueño de la cochera y vino a casa. Cuando se estaba bañando tocaron el timbre y se escucharon los disparos”.

El que tocó el timbre era un gasista que iba a realizar un trabajo y vio a un hombre que se fue corriendo y a la mujer que murió en el acto. “La versión de la amiga de la hermana (de la víctima) es que el esposo la había traído y la dejó en la esquina, se fue, y ahí fue cuando sucedió el hecho”, dijo otro vecino.

Fuentes policiales insisten en que la hipótesis principal es la del robo porque la mujer se resistió para no entregar su cartera.

Fue un familiar de la víctima quien introdujo formalmente la pista de “un crimen por encargo y la sospecha en torno al marido de la víctima, de quien estaba separada hace meses”, indicaron voceros judiciales. Pero con el correr de las horas esta hipótesis se fue diluyendo.

Además, fuentes con acceso al expediente descartaron de plano que el tirador haya sido el esposo dado que las imágenes de una cámara que tomó al agresor escapando no coinciden con las características del hombre.

Una de las hijas de la mujer, Mailén Haddad (23), publicó un video en Facebook para contar lo que ocurrió con su mamá y defender a su padre. “Dicen barbaridades de mi papá sin saber que hay detrás una familia destrozada. Sin saber que cuando la mataron mi abuela estaba ahí y la agarró con sus brazos”, relató.

Visiblemente angustiada siguió: “Esto fue un robo. A mi mamá le quisieron robar y hay cámaras que lo muestran y que se ve eso. Y mi papá la deja en la esquina de la casa de mi abuela y se fue, ella se fue caminando, no llegó a tocar el timbre y le quieren robar porque aparece una camioneta blanca. Le querían robar la cartera y ella se resistió y le pegaron un tiro en el pecho”.

Además describió a su mamá y dijo: “Era una mujer hermosa, llena de ganas de vivir. Tenía una luz que yo la admiraba. Cuídense, se los digo porque está todo muy heavy. (…) Yo sé que se va a hacer justicia por mi mamá, para que descanse en paz. Cuando los encuentren, porque los vamos a encontrar, porque ya estamos llegando, quiero que se pudran en la cárcel”.

La Departamental de Tres de Febrero y de la DDI de San Martín intentaban por estas horas identificar en videos de cámaras de seguridad una camioneta utilitaria Fiat Fiorino ploteada como ambulancia (blanca con vivos naranja) en la que llegó, esperó y escapó el asesino junto a un cómplice que lo ayudó a escapar.

“Siempre te voy a recordar con esa sonrisa. Y tantas charlas de chiquitas en tu casa. Un ser de luz una bellísima persona. Que se haga justicia amiga. Q.E.P.D”, publicó una amiga en redes sociales.

El caso es investigado por la fiscal Gabriela Disnan, de la UFI N° 5 de San Martín.


SÍGUENOS