DONÓ Plasma CUATRO veces y VA por MÁS. Hoy 28 de Junio 2020

SIGUENOS EN FACEBOOK, DALE ME GUSTA A NUESTRA PÁGINA

Ayudar en la pandemia
Coronavirus en Argentina: donó plasma cuatro veces y va por más
Matteo Braccia Bellini tiene 22 años. Le detectaron Covid-19 a fines de marzo y al mes empezó a donar sangre con anticuerpos para otros pacientes.

La última donación fue este lunes, casi tres meses después de saber que se había contagiado coronavirus. Fue la cuarta vez que Matteo Braccia Bellini se recostó en una camilla durante alrededor de dos horas para que su plasma con anticuerpos sirva para tratar a otros pacientes que cursan el virus. Dice que su cuenta de Instagram era privada, pero que hace algunos días la abrió. Que le llegan mensajes de personas que quieren saber cómo hacer para donar, pero sobre todo, de familiares de enfermos de Covid-19 que se desesperan por algún tratamiento efectivo mientras el mundo busca una vacuna.

“Mi papá es paciente oncológico hace tres años. Yo sé lo que es la angustia en la sala de espera, los dolores que puede vivir un paciente y también su familia cuando hay una enfermedad. Y encima a todo eso ahora se le suma que el paciente está aislado y la familia espera pero lejos. Por todo eso me parece importante donar: porque podés ayudar a que alguien mejore, a que alguien se salve”, explica Matteo, que tiene 22 años, estudia Abogacía en la UCA y vive en Caballito.

El brote global de coronavirus lo encontró en Colorado, Estados Unidos. Había viajado para trabajar unos meses en un centro de ski y, cuando la pandemia empezó a crecer, decidió volver anticipadamente a la Argentina.

“Fue un viaje largo: de Colorado a Texas, de ahí a Santiago de Chile, y finalmente Buenos Aires. Mi estimación fue que el contagio pudo haber sido en un aeropuerto o en alguno de los vuelos, porque ninguno de los chicos con los que vivía en Colorado tuvo síntomas y algunos hasta se testearon para ver cómo estaban y les dio negativo”

El 26 de marzo, cuando a varios dolores corporales se le sumó fiebre, llamó al SAME: cuatro horas después una ambulancia lo llevó a la clínica en la que lo hisoparon y en la que durmió esa noche. El 27 de marzo a la mañana supo que tenía coronavirus, y el 1° de abril, ya sin síntomas y con un segundo hisopado cuyo resultado estaba pendiente, volvió a su casa, aislado de toda su familia.

“Como mi papá es paciente oncológico de CEMIC hace tres años, entablamos relación con varios médicos de allí. Vimos en el Facebook de uno de ellos que en la clínica estaban pidiendo donantes de plasma de pacientes recuperados de Covid así que mandé un mail para averiguar y fui”, cuenta Matteo.

Su primera donación fue hacia fines de abril. “La primera vez que fui tuve una charla de casi una hora en la que me explicaron el proceso de la donación y podés hacer preguntas para quedarte tranquilo”, describe. Esa primera vez, tomaron una muestra de su sangre para chequear lo que se llama “títulos de anticuerpos”, es decir, la carga que tiene su plasma para combatir el coronavirus. “Si alcanza para tratar a otra persona, te sacan”, suma.

Según cuenta, cada vez que va le sacan sangre como si fuera una extracción común, esa sangre se centrifuga para obtener el plasma líquido, y la parte sólida de su sangre se diluye en suero y se le vuelve a poner. “Como si fuera una transfusión”, resume Matteo. En CEMIC le explicaron que puede donar cada 15 días: “Mi idea es, mientras sea necesario en este contexto, donar todo lo que pueda, hasta que mi cuerpo lo permita”, resume Matteo.

Cada vez que dona, recostado en una camilla, Matteo mira una película o escucha música. “Sé que hay gente que le tiene miedo a las agujas, a los hospitales o a volver a un lugar en el que acabás de pasar un momento angustiante, pero hay que pensar que este tratamiento viene dando resultados y cuando más plasma haya, más se evitará tener que esperar que el paciente empeore para poder administrárselo”, reflexiona.

“Es una donación de tiempo, porque eso que te sacan enseguida te lo devuelven o se regenera, y podés estar ayudando mucho a otras personas. Es importante visibilizar esta donación porque esperar la vacuna será largo”, suma. Este sábado se cumplieron tres meses desde que fue diagnosticado, cien días de cuarentena obligatoria en el AMBA, y unos dos meses desde el momento en el que decidió ponerse al servicio de otros contagiados.

Comentarios

Comentarios