EL POLICÍA QUE LE LEYÓ LA BIBLIA A UNA JOVEN QUE ESTABA A PUNTO DE SUICIDARSE Y LE SALVÓ LA VIDA

Ciudad del Este (Paraguay). En el puente Cavalcanti, que une la ciudad con la localidad de Hernandarias, una mujer cruzó la valla y parece decidida a poner fin a su vida con un salto al vacío que termine con todos sus problemas. En ese momento aparece en escena el suboficial Juan Osorio del Grupo Especial de Operaciones. Se acerca despacio e intenta comenzar un diálogo con la joven en medio de un clima de máxima tensión.

Los dos tienen miedo, el policía está aterrado porque una palabra mal ubicada, un gesto equivocado pueden llevar al peor desenlace. Ella está agobiada. La muerte de su hija hace seis meses todavía duele como si fuera el primer día y le cuesta encontrar sentido a una vida así. Pero, antes de terminarlo todo, acepta el diálogo.

Pasó media hora y todo sigue más o menos igual. Ella se desahogó pero sigue parada allí, sin ánimos de seguir viviendo. En ese instante otra chica se acerca al lugar y trata de convencer a la mujer que está al borde del abismo.

Entonces Osorio apela a su último recurso, saca la Biblia de su bolsillo, esa que guarda como amuleto de la suerte después de que viviera una situación límite en un allanamiento y comienza a leer un extracto. “Les digo la verdad, todos ustedes verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre, quien es la escalera entre el cielo y la tierra’”, leyó el agente de 33 años y logró conmoverla. Ella se puso a llorar, él, sobrepasado por la tensión, también.

Algo cambió, Osorio se tuvo confianza y, mientras la otra voluntaria hablaba con la mujer, se dio cuenta de que tenía una oportunidad para que el drama termine. La vio desconcentrada en medio del diálogo y en un movimiento rápido se acercó, la abrazó y la trajo del otro lado de la valla. Final feliz.

“Siempre llevo mi Biblia desde que me balearon en un allanamiento. Elegí el capítulo 1 versículo 51 del libro de Juan, porque lo leí ya antes. Y en ese momento parecía tener explicación de que Dios estaría con ella, eso le dije”, contó el héroe al sitio paraguayo Extra.

“La señora miró y yo ahí le abracé y le saqué del puente”, contó aún muy emocionado.

Las imágenes fuero difundidas desde las redes sociales de la policía y la historia rápidamente se viralizó. Osorio se convirtió en una especie de ídolo local por su accionar, aunque aclaró que en sus 13 años de carrera, nunca vivió una experiencia de este estilo. Hoy parece fácil, pero el domingo a la tarde, cuando estaba allí parado frente a la mujer estaba muy asustado, temiendo que la mujer se tire y que él no pudiera hacer nada para impedirlo.

“Yo le hablaba y mi cerebro mientras calculaba lo que podía suceder. Yo temblaba y mis manos sudaban, si le agarraba y se soltaba, iba a ser mi culpa. Me cuestioné del porqué estaba yo ahí”, relató.

Sobre el instante en que pudo salvar a la joven, explicó: “Fue un segundo de distracción. La otra chica que se acercó le preguntó sobre algo y le señaló hacia un punto. La señora miró y yo ahí le abracé y le saqué del puente”, contó aún muy emocionado.

Sobre su Biblia Osorio, contó que no sale sin ella y así no tiene miedo. “Mi mamá se preocupa más que yo. Y más por ella, no quiero que sufra por mí, si me pasa algo así que por eso llevo la Biblia para que me proteja”, contó.

El comisario Reinaldo Téllez, jefe de la comisaría 1era opinó: “Somos un poco de todo, no solo en los casos de intento de suicidio, también en los problemas familiares, a veces el policía hace ese trabajo de contención. Eso en las estadísticas no figura, pero no deja de ser importante ese trabajo”.


SÍGUENOS