“Entre el 18 de julio y el 2 de agosto VAMOS A TRATAR de ir volviendo a la VIDA HABITUAL en forma escalonada”

El presidente Alberto Fernández anunció en la Quinta de Olivos que a partir de mañana, 18 de julio, comenzará una nueva etapa de la cuarentena con aperturas graduales en las provincias donde regía el aislamiento social obligatorio. Lo acompañaron presencialmente Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. Detrás de ellos se pudo ver conectados virtualmente a los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Gerardo Morales (Jujuy) y Arabela Carreras (Río Negro), quienes brindaron reportes de situaciones particulares de cada distrito.

El jefe de Estado estuvo a cargo de la introducción. Luego de repasar datos y mostrar mapas, adelantó: “Entre el 18 de julio y el 2 de agosto vamos a tratar de ir volviendo a la vida habitual en forma escalonada”. No obstante, resaltó en varias oportunidades que el país está lejos de ganar la batalla y que en cualquier momento se puede disponer una marcha atrás.

“A pesar de todos los esfuerzos, el riesgo de contagio existe y debemos extremar los cuidados para que se pueda controlar la situación”, dijo Fernández. No hubo anuncios puntuales sobre nuevas medidas para reactivar la economía.

Su exposición incluyó la reproducción de un video que hace hincapié en la necesidad de extremar los cuidados personales. Le envió un mensaje especial a las personas mayores de 70 años, víctimas predilectas del virus chino, para que se cuiden y se queden en sus casas el máximo tiempo posible. Luego, le dio la palabra a Rodríguez Larreta, el primero de los mandatarios invitados al anuncio en hablar.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció un plan de seis etapas, cuyos detalles se conocerán en una conferencia de prensa que se realizará esta tarde.

Rodríguez Larreta adelantó que en una primera fase se permitirá la reapertura de los comercios barriales. Además, por primera vez desde que comenzó la pandemia volverán a funcionar las peluquerías y se reanudarán servicios profesionales, como el de los estudios jurídicos y el de los psicólogos privados.

El mandatario porteño dijo que priorizarán las actividades al aire libre y habrá más días para los paseos recreativos de los chicos. Las escuelas por ahora continuarán cerradas, aunque se están analizando diferentes modelos para propiciar el regreso de las clases presenciales. “Nos tenemos que acostumbrar a convivir con la enfermedad”, dijo.

A su turno, Axel Kicillof tuvo un gesto político: valoró a los gobernadores y a los intendentes de la oposición en la coordinación de medidas contra el avance del coronavirus.

Adelantó, además, que el lunes reabrirán las empresas en el Gran Buenos Aires, el miércoles se habilitarán los comercios barriales y la próxima semana las actividades profesionales. A las 18, en La Plata, su jefe de Gabinete brindará una conferencia de prensa para dar más detalles. “Entramos en una cuarentena intermitente”, planteó.

Luego se realizaron conexiones con Chaco y Jujuy, donde los gobernadores Arabela Carreras y Gerardo Morales hicieron hincapié en ha sido el impacto del virus chino en sus provincias.

“Es muy precaria la situación en todos los casos. Aún quienes lo tienen mayor controlado no se pueden confiar. En cualquier momento el virus entra y te genera un descalabro”, resaltó el radical Morales, quien agradeció especialmente la invitación al anuncio. Además, informó que dictó un decreto para prohibir las reuniones por el Día del Amigo para “no pagar los platos rotos después”.

Una vez terminada esta primera etapa del mensaje principal, el Presidente encabezará una conferencia de prensa.

Las principales frases de Alberto Fernández:

“Yo creo que en estos 14 días a pesar de los números que vamos a revisar y ustedes ya conocen, donde se observa un incremento de contagios y fallecidos, aun así seguimos estando en términos comparativos en una situación buena para no pecar de optimistas”

“En este tiempo buscamos que ningún argentino se quede sin atención y eso lo hemos logrado. Es muy importante eso”.

“Estamos muy lejos de pensar que la situación está superada. Necesitamos tener presente que el riesgo está latente”.

“El 91% de los casos de los últimos días ocurre en el AMBA, pero esto demuestra que el tránsito hace que circule el virus y que las posibilidades de contagio sean en cualquier lugar del país”.

“Estos días han sido útiles. El tiempo de duplicación de casos hoy está en 23,95. Casi estamos acercando nuestros mejores días, cuando ese indicador estaba en 25″.

“Este tiempo ha sido útil, pero estamos muy lejos de superar el problema”

“Desde julio hubo un pico de crecimiento de muertes que se condice con los contagios, que aumentaron”.

“Los datos muchas veces se acumulan y reflejan lo que ha pasado en más de un día”.

“Si no hubiéramos trabajado para incrementar el número de camas, hoy estaríamos mucho más cerca de la saturación”.

“Se ha ralentizado en estos días la velocidad de contagios y se ha hecho más lenta la ocupación de camas hospitalarias”.

“Todo el esfuerzo que hemos hecho, no ha sido inútil. Por mucho que nos duele la sensación de encierro y los problemas que genera, el aislamiento es lo que nos permite no caer en la crisis que cayó el país vasco. No caer en el riesgo de elegir quién vive y quién muere”.

“A pesar de todos los esfuerzos, el riesgo de contagio existe y debemos extremar los cuidados para que se pueda controlar la situación”

“Estamos lejos de ganar la batalla”.

“Entre el 18 de julio y el 2 de agosto vamos a tratar de ir volviendo a la vida habitual en forma escalonada”

“Todo aquel que tenga más de 65 años y tenga enfermedades existentes continúe en su casa y continúe cuidándose”.

“Si hay que volver atrás, volveremos atrás. Y si hay que ajustar, ajustaremos”.

“Todo esto que hicimos es exitoso por la unidad que tuvimos. Tenemos que seguir trabajando del mismo modo”.


SÍGUENOS