GOOGLE PERDIÓ UNA BATALLA Y DEBERÁ PAGAR ‘DERECHOS DE AUTOR’ A LOS MEDIOS DE FRANCIA POR PUBLICAR SUS NOTAS

Por primera vez Google perdió la batalla por su modelo de pagos de contenidos en Francia. Será “a la francesa” y debió reconocer los derechos conexos europeos de sus contenidos para remunerar extractos de artículos en su motor de búsqueda.

Un viraje mayor en su relación con los medios y sus contenidos, en un contencioso en el que intervino el Tribunal de Apelación de Paris, el pasado 8 de octubre, que dictaminó que la Autoridad de la Competencia Francesa estaba bien fundada en obligar a Google a entablar negociaciones sobre derechos conexos con los editores de prensa. Ningún detalle financiero ha sido revelado.

La empresa estadounidense anunció en su blog este jueves que había firmado contratos con “varios editores de prensa”, entre ellos el diario “Le Monde”, para tener en cuenta los derechos de autor de las publicaciones online indexadas en el buscador.

El gigante de la red, que publica en su buscador materiales periodísticos sin pagar a los medios y destruye su mercado publicitario, señaló “la firma de acuerdos con un cierto número de editores de prensa diaria y revistas, entre ellos Le Monde, Courrier International, L’Obs, Le Figaro, Liberation y L’Express”.

El acuerdo tiene como objetivo tener en cuenta los derechos de autor de las publicaciones online indexadas en el motor de búsqueda.

Es un viraje mayor en las relaciones entre Google y la prensa. El gigante de la web norteamericano ha firmado por primera vez acuerdos para remunerar la utilización de sus contenidos, dentro del marco de la legislación europea, sobre los derechos vecinos. Una decisión histórica bajo la presión de la ley.

“Actualmente estamos en conversaciones con muchos otros actores de la prensa diaria nacional y regional, así como de la prensa de revistas”, agrega la compañía estadounidense en una publicación de blog.
Un largo combate

El combate fue largo y sin cuartel para los medios franceses. Google inicialmente se negó a pagar a la prensa francesa, lo que provocó un enfrentamiento con el sector. La Autoridad de Competencia francesa le ordenó negociar con los editores, decisión validada por el Tribunal de Apelación de París. Además de estos primeros acuerdos individuales, Google continúa negociando con General Information Press Alliance un acuerdo marco, negociaciones que deberían concluir “antes de fin de año”.

“Este avance permite remunerar a los editores de prensa en Francia, en virtud de la ley de derechos conexos o vecinos, según criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios, como la contribución del editor a la información política y general, su volumen publicación diaria, su audiencia mensual en Internet, así como el uso de contenido en nuestros sitios ”, dijo Sébastien Missoffe, CEO de Google Francia, en la publicación del blog.

En medio de la pandemia, con los gigantes de la red ganando millones de dólares y los medios perdiendo publicidad y lectores de papel, la decisión es fundamental para la sobrevivencia de los diarios y especialmente las revistas francesas, en profunda crisis.

El nuevo combate será saber cuánto gana en publicidad Google en Francia para saber cuánto paga, quién va a enmarcar esa cifra y cuánto deberá pagar de millonarios impuestos en el país. La Autoridad de la Competencia deberá poner un marco a la negociación, de manera que dé como resultado una metodología de cálculo clara y sostenible. Y tendrá que asegurarse de que Google comparta la información necesaria: es anormal que un recolector de datos como Google, que lo sabe todo de cada uno de nosotros, no comparta cifras tan básicas como una facturación publicitaria conseguida , en un territorio determinado, con actores identificados.

Este modelo “a la francesa” será imitado por el resto de los países europeos, que esperaban ver como reaccionaría el gigante de la red en Francia , para copiar el juego en sus respectivos países.

Los derechos conexos proporcionan una remuneración por el contenido de los editores de prensa (fotos y videos en particular) utilizados por las plataformas en línea, por ejemplo, cuando aparecen en los resultados de búsqueda en Google. Son el resultado de la legislación europea, adoptada en 2019, e inmediatamente implementada por Francia.

Por lo tanto, la evolución de las negociaciones se analiza en otros países, donde los problemas de los editores a los que se enfrenta Google son similares.

Google inicialmente se negó a pagar a la prensa francesa, lo que provocó un enfrentamiento con el sector. Luego, la Autoridad de Competencia francesa le ordenó negociar con los editores, una decisión validada por el Tribunal de Apelación de París.

“Tenemos un sistema de seguimiento muy vigilante, tendremos mucho cuidado de que los contratos firmados reconozcan explícitamente el derecho vecino y lo retribuyan”, advirtió en la mañana de este jueves Isabelle da Silva, presidenta de la Autoridad de Competencia, durante una intervención en “Médias en Seine”, evento organizado en París.

Los acuerdos también establecen que los firmantes se beneficiarán del programa Google News Showcase, ya implementado en muchos países y que también ofrece pagar a los editores por una selección de contenido.

Este programa “permitirá que los lectores accedan a contenidos enriquecidos y que los editores desarrollen una relación aún más estrecha con sus lectores, a la vez que se benefician de condiciones adicionales de remuneración por su contenido”, especifica Google, añadiendo haber invertido “casi 85 millones de euros” desde 2013 en la prensa francesa a través de sus diferentes programas.

En “Media in Seine”, Sébastien Missoffe dijo en particular que trabajará con “Le Monde”, en un programa para desarrollar sus suscripciones, que dijo que ha proporcionado un tercio de sus captaciones de nuevos suscriptores este año.
“No al despojo”

Por su parte, las agencias de prensa indicaron a través de su federación, que “no se dejarán despojar”, lamentando que “algunas editoriales (están) dispuestas a concluir con Google acuerdos sobre derechos que no tienen: derechos conexos de las agencias de prensa”.

“Editores y agencias están tratando de obtener un intercambio del valor creado por el contenido que producen”, escribió Fabrice Fries, director general de AFP, destacando la importancia de los derechos conexos o vecinos, europeos, en un contexto de gran fragilidad de los medios. Fue una lucha fundamental para la prensa: el jueves 8 de octubre se esperaba que el Tribunal de Apelación francés juzgara la validez de las medidas de emergencia, pronunciadas por la Autoridad de Competencia, para obligar a Google a aplicar la ley francesa .

Si el fallo del tribunal de apelación hubiese sido negativo, cada editor, cada agencia tendría que acudir al tribunal individualmente. La ley no se implementaría por mucho tiempo, luego de que haya pasado un año desde su entrada en vigor. El resto de Estados miembros de la Unión, que están atentos a lo que ocurre en Francia, no pondrían mucho empeño en trasponer una directiva europea, que parecía nacer muerta. Y entonces Google tendría todas las oportunidades para imponer su ley en la negociación, título por título, que además se encuentra en un contexto de medios muy frágiles, según el análisis del director de la AFP.

“¿Lo que está en juego? Lo que los editores y las agencias están tratando de lograr es compartir, por modesto que sea, el valor creado por el contenido que producen y que las plataformas distribuyen de forma gratuita, en forma de breves resúmenes y fotografías. El modelo defendido por las plataformas es nada más que apropiarse de la mayor parte de los ingresos, ya que una parte abrumadora de la publicidad digital generada por este contenido, se destina a ellas. En este modelo, el valor lo captura quien se contenta con transmitir la información: es un poco como si los distribuidores recogieran todos los ingresos de la película, dejando solo migajas para los productores.Es como si una radio estuviera diciendo a los artistas: “Les doy visibilidad al transmitirlos, no les pagaré además de eso”, explicó Fabrice Fries, director de la AFP.

El derecho conexo o (copyright) no es un capricho normativo: se ha demostrado en la industria musical o audiovisual que compensa a los artistas intérpretes o ejecutantes por la retransmisión de obras en las que han participado. Google se opone en principio a los derechos conexos o copyright, considerando que ya está brindando un inmenso servicio a los editores, al dar visibilidad a su contenido. “Es exactamente como si una emisora de radio dijera a los artistas intérpretes o ejecutantes, que hoy paga con derechos conexos: “Yo les doy visibilidad al retransmitirles, no les pagaré además de eso”, dijo Fabri.

En Australia, donde se está llevando a cabo una pelea similar, las plataformas amenazan con dejar de indexar los títulos de prensa.

Esta solución francesa enterró en Europa el modelo Google global para el pago de contenidos, que era ofrecer mil millones de dólares durante 3 años, para pagar editores que ”crean y organizan contenido de alta calidad”. Pero el criterio de esa selección está en manos de Google y no de los editores, en otro paso más hacia la eliminación del periodismo de calidad.

FUENTE: CLARIN

Comentarios

Comentarios