INCIDENTES EN UNA NUEVA MARCHA POR EL NENE DE 6 AÑOS ATROPELLADO EN UNA PICADA: QUEMARON UNA GARITA POLICIAL

La tensión parece no cesar en Gregorio de Laferrere pese a las detenciones de los dos conductores que corrían picadas, chocaron y mataron a Tahiel (6). Y no precisamente la tensión es con vecinos y familiares del chiquito muerto.

A la furia, los piedrazos y balas de goma entre la Policía y los manifestantes que cortaban la Ruta 21 el lunes, este martes su sumó la quema de una garita policial y un nuevo piquete en la calle y en las vías del Belgrano Sur.

Y más tarde, otro enfrentamiento con la Policía.

Todo comenzó cuando los manifestantes cortaron este martes nuevamente la Ruta 21, a la altura de la calle Sosa, con gomas quemadas.

Según las fuentes, se quejaban de las picadas ilegales que se denunciaban y nadie hacía nada; otros porque los policías de la garita incendiada tampoco intervenían para evitar una tragedia, como la que culminó con la muerte de un nene de 6 años.

Algunos aseguraban que pedían que la Justicia acelere los tiempos, mientras varios intentaron que los papás del chiquito que murió atropellado intentaron en vano que se sumen a esta nueva protesta.

Lo cierto es que todos aseguran que quienes generan estos incidentes nada tienen que ver con el chiquito muerto. Y fue entonces que incendiaron la garita.

Así la tensión no cesó en Laferrere este martes pese a que están los dos detenidos, acusados por el fiscal Gastón Duplaá, de la UFI Temática de Homicidios, de “homicidio simple con dolo eventual”.

Y en el atardecer el corte de calle no terminó bien. Y otra vez surgieron los incidentes.

La Policía apareció en escena, avanzó y desalojó a los manifestantes con balas de goma y gases lacrimógenos.

La respuesta llegó en forma de piedrazos. Aseguran que hubo detenidos, no hay cifras oficiales aún.

Luego, los efectivos cruzaron las vías del Belgrano Sur, donde también había un corte, y se movilizaron en bloque por la colectora, donde se habían reagrupado los manifestantes que se habían movilizado a la casa de los papás del chiquito muerto.
El caso

La muerte de Tahiel ocurrió el domingo, alrededor de las 17, cuando W Vento y un Chevrolet Corsa que corrían picadas provocaron un accidente y un auto terminó atropellando a la familia del chiquito.

Tahiel murió en el acto. Sus padres, Luciano Contreras y Noelia Díaz, resultaron heridos y pudieron regresar a su casa.

Los dos detenidos Nahuel Agustín Olivera (22), conductor del Chevrolet Corsa, quien ante la Justicia declaró que circulaba a alta velocidad, aunque negó haber participado de una picada clandestina al momento del accidente.

Olivera, en su declaración, admitió que conocía al segundo detenido: Alexis Escribanti, de 24 años, quien era el conductor del Volkswagen Vento y a quien le atribuyó la responsabilidad de realizar una mala maniobra que provocó el accidente.

Tras darse a la fuga, Escribanti fue detenido el lunes. Y al igual que Olivera, quedó preso en la Comisaria Distrital Este de Altos de Laferrere.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS