LA CASA QUE QUEDÓ EN MEDIO DE UNA AUTOPISTA Y AHORA ATRAE A TURISTAS

La historia publicada por el diario South China Morning Post es al menos curiosa: la propietaria de una casa que había quedado en medio del trazado de una nueva autopista en China se negó a aceptar distintas propuestas de venta, y terminó viviendo una especie de hueco en medio de los carriles elevados del puente de la nueva carretera.

El curioso hecho ocurrió en la ciudad de Guanzhou (Canton), en la provincia del mismo nombre, al sur del país. El Gobierno estaba construyendo una nueva autopista y como el trazado pasaba justo por la ubicación de la casa, a la dueña le hicieron varias propuestas, desde dinero en efectivo hasta otras viviendas a las que mudarse.

Pero ninguna la convenció, hasta que las autoridades se cansaron y decidieron hacer una breve modificación en el trazado de la autopista, que se dividió en dos justo en ese tramo y rodeó por completo la casa.

Según trascendió, le ofrecieron dos departamentos y 1,3 millones de yuanes (US$ 186,500), pero al parecer ella pedía cuatro departamentos y 2 millones de yuanes (US$ 287.000). Y aseguró que las autoridades le ofrecieron un departamento en una mala ubicación, porque estaba muy cerca de una morgue.

Al no poder llegar a un acuerdo, el gobierno local modificó el diseño del puente y lo construyó alrededor de la casa, aunque aseguró que las negociaciones con la propietaria continuarían.

El hecho desató una serie de discusiones y polémicas en las redes, donde se recordó un hecho similar con un habitante de la cercana ciudad de Shenzhen, quien en su momento no aceptó una oferta por su vivienda de tres pisos que ahora perdió casi todo su valor, rodeada de nuevos edificios de 20 pisos o más.

Les llaman nail houses (‘casas clavo’), que al rehusar sus dueños a vender, terminan en medio de nuevas construcciones.

El único “consuelo”, si se quiere, para la propietaria de esta casa en mitad de la autopista, es que su vivienda se transformó en una nueva atracción para curiosos locales y también turistas, que no se quieren perder una casa en una ubicación tan particular.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS