La HISTORIA de Gabriela Gili, la HEROÍNA de telenovelas que MURIÓ DE TRISTEZA

Era la preferida del público y de los medios. Estaba casada con Rodolfo Bebán, el galán de la época. No pudo salir de una depresión profunda.

Le decían “Cuca”. Gabriela Gili fue la cara dulce de los teleteatros de los ’70 y ’80 que solía copar las revistas chimenteras por sus amoríos de ficción con galanes de la época. Con uno de ellos, Rodolfo Bebán, se casó y tuvo tres hijos. El 29 de diciembre de 1991 murió por una insuficiencia cardíaca inesperada. Tenía 46 años, los últimos de ellos, tratando de escaparle a una depresión profunda.

La historia de Gabriela Gili, exenta de excesos y escándalos, no será merecedora de una película o serie biográfica. Pero sí es digna de volver a ser contada.

Aunque fue una figura destacada de la televisión de aquellos años, Gili solía captar más la atención mediática por sus noviazgos, matrimonios, separaciones y embarazos que por sus trabajos en la pantalla chica.

Había nacido como María del Valle Gili, pero decidió rebautizarse artísticamente como Gabriela Gili. “Cuca” nació en Santa Fe, en una colonia agrícola inglesa llamada Wheelwright. Cuando tenía 6 años, su familia se mudó a la localidad de San Martín, en Buenos Aires.

Cuentan que de chica iba muy poco al cine; escuchaba los radioteatros a escondidas de su mamá e imitaba frente al espejo a su ídola y musa Lolita Torres. A nadie le sorprendió entonces que en paralelo a sus estudios pedagógicos, Gili ingresara a la Escuela Nacional de Arte Dramático.

Allí se formó con profesores como Eduardo Bonet, Fernando Labat y Saulo Benavente, al que alguna vez definió como “un ser excepcional”. Llegó a recibirse de maestra, pero nunca ejerció: a esa altura, ya tenía decidido probar suerte como actriz.


SÍGUENOS