“ME TRATARON COMO SI FUERA UN LADRÓN”: LA HISTORIA DEL VERDULERO AL QUE LE INCAUTARON SU MERCADERÍA Y RECIBIRÁ AYUDA DE EL DIPY

“Me trataron como si fuese un ladrón”, dice Juan Carlos Osudar masticando el enojo que todavía no pudo digerir. La mañana del jueves pasado, cerca de las 11, y en el marco de los controles por la pandemia, agentes del área de Convivencia y Control Ciudadano de la Municipalidad de La Plata llegaron hasta el puesto de verduras donde había vuelto a trabajar desde hacía unas semanas, ubicado al costado de la Ruta 36 y 44, y le decomisaron la mercadería por no contar con el permiso para vender.

“Llegaron como siete autos y camionetas. Hicieron un acta y me dijeron que no podía estar ahí, que no podía vender porque no estaba autorizado a hacerlo. El tema es que siempre se había vendido ahí, nunca me habían pedido autorización. Ese puestito está en ese lugar hace unos cinco años, nunca hubo problemas. Además no es una ruta muy transitada, queda lejos del asfalto”, cuenta Osudar en diálogo con Infobae.

Uno a uno, el personal municipal cargó los cajones de manzanas, mandarinas, limones, lechugas y demás, y se los llevaron. En la carpa solo quedaron una mesa, la balanza y una silla blanca de plástico. “Lo más inexplicable es la cantidad de policías para levantar la fruta. Con una camioneta y dos agentes era suficiente. Fueron como si estuviera vendiendo droga. Es algo que no comprendo. Es verdad que no tenía autorización, pero nadie la tiene. Es una vergüenza que le hagan eso a la gente que quiere trabajar”, descarga su ira el comerciante.

Juan Carlos Osudar desde hace dos años no tiene empleo fijo y se dedica a hacer changas

Oriundo de la localidad de Lisandro Olmos, Osudar tiene 57 años y es padre de dos hijos, Maximiliano (34) y Áxel (22). Durante toda su vida fue fletero, siempre transportando verduras y hortalizas. Pero desde hace dos años no tiene trabajo fijo y se dedica a hacer changas: va al Mercado Central, compra verduras y las vende como puede.

Su situación se complicó aún más en tiempos de pandemia y cuarentena. Como forma de sobrepasar el mal momento, hace 10 días hizo un acuerdo con un conocido, que le proporcionaba mercadería y él la revendía. Había vuelto a generar algunos ingresos hasta que lo decomisaron.

El operativo fue filmado por los propios agentes platenses. Las imágenes se viralizaron en las redes sociales y llegaron a conocimiento del cantante de cumbia David Adrián Martínez, popularmente conocido por su nombre artístico, El Dipy. Ayer, el músico compartió el video y expresó su tristeza a través de su cuenta de Twitter: “Lloré. Lloré de verdad”, escribió.

Al rato, El Dipy volvió a publicar un comentario sobre el video, pero esta vez también se refirió al actor Pablo Echarri, con quien venía de mantener un cruce en redes por un comentario sobre el lenguaje inclusivo: “¿No comentó nada @echarripablo1 de esto? ¿Ah no? Mala mía che. Perdón”.

El Dipy se contactó con el vendedor y se reunirán el martes que viene

En un hilo de tuits, el cantante inició luego una cadena de favores para ayudar a Osudar. “El que sepa quién es esta persona y sepa cómo ubicarlo, avísenme acá por favor. Entre todos lo podemos ayudar a recuperar el dinero gastado en todo lo que se llevaron. Vamos loco, si no nos ayudamos nosotros nadie lo va hacer. Está claro eso”, propuso, utilizando la cuenta en la que tiene 200 mil seguidores. “Somos muchos los que lo queremos ayudar sin nada a cambio”, agregó en otro mensaje.

La movida dio resultados y ambos llegaron a contactarse. “El Dipy se comunicó conmigo a través de un empresario de nombre Jonathan y lo voy a ver el martes. La verdad no sé qué me va a decir. Pero bueno, le agradezco la ayuda y la preocupación”, reveló Osudar.

El verdulero fue ayer hasta el juzgado 3 de La Plata. “Me dijeron que me iban a cobrar una multa y que para retirar la mercadería tengo que ir con un abogado, mostrar los recibos de compra y que tengo que pasar por bromatología. Nadie en Olmos tiene recibo. Es una actividad que casi siempre se maneja en negro”.

Ya se resignó y dio por perdida la mercadería. “Las frutillas o la lechuga se van a podrir. Tenía 20 cajas de frutillas. Si hago todo lo que me dijeron, sería para recuperar la mitad. De pronto la papa o la naranja. Pero para mí es inútil. Se lo quedan ellos seguro. No puedo entenderlo, sólo quería trabajar y es con lo que puedo vivir”.

Osudar ya dio por perdida la mercadería

Osudar asegura que lo que más le dolió de la situación fue la manera abrupta en que ocurrió, sin una advertencia previa. “Porque una cosa es que hubieran llegado y me hubieran dicho que no se podía, que levantara mi mercadería y listo. Pero no, llegaron y se llevaron todo. Me trataron como si fuese un ladrón”, consideró.

Lo mismo que le sucedió a Osudar le pasó ayer a otro vendedor, que tenía un puesto ubicado en Antártida Argentina y 7. Durante el viernes, Convivencia y Control Ciudadano de la Municipalidad de La Plata que dirige Julio Garro realizó allí otro procedimiento similar y decomisó las frutillas y maples de huevos, entre otros alimentos, que estaban en venta. En ese caso, los vecinos defendieron al comerciante pero no pudieron impedir que se llevaran la mercadería.

FUENTE: INFOBAE


SÍGUENOS