Muchos MILLONES y una ADICCIÓN al ALCOHOL

SIGUENOS EN FACEBOOK, DALE ME GUSTA A NUESTRA PÁGINA

El actor, de 30 años, encarnó al joven mago en ocho películas, desde los 11 a los 21 años. En este tiempo amasó una fortuna superior a los 100 millones de euros que le permite elegir los papeles a su antojo, pero también le empujó a la bebida para afrontar la fama y su futuro después de la saga.

Una década después de interpretar por última vez a Harry Potter, Daniel Radcliffe (Londres, 1989) tiene mucho que agradecer al célebre mago, pero también le culpa de su adicción a la bebida. Por un lado, el actor, de 30 años, encarnó al protagonista de la saga de J.K. Rowling en ocho películas, saltando a la fama global con apenas 11 años y despidiéndose del personaje con 21. Por otro, la presión de ser una estrella infantil y la incertidumbre sobre su futuro después del icónico papel le empujaron al alcohol.

Según confesó el propio Radcliffe en una entrevista ofrecida al programa de BBC 4 Desert Island Discs: “Mi alcoholismo se debe a Harry Potter”. Tal y como recoge The Independent, cuando la saga cinematográfica se acercaba a su final, el joven comenzó a sentir ansiedad sobre su futuro. “Me preguntaba si seguiría siendo el mago de Hogwarts para siempre y eso me estresaba”, explicó el actor británico. “No me sentía cómodo conmigo mismo, ni con la versión sobria de mí. Entonces bebía. Si salía y me emborrachaba, la gente me miraba con interés y curiosidad porque todavía era el niño Harry Potter”, explicó.

El problema es que para huir de los curiosos con los que coincidía en los pubs, Radcliffe cada vez bebía más. “Al darme cuenta de que todo el mundo me estaba mirando para burlarse porque estaba muy borracho, la única solución que se me ocurría era seguir bebiendo más olvidarme de que lo estaban haciendo”, señaló. “Además, ves a todo el mundo por ahí abusando de las drogas y el alcohol porque supuestamente son sustancias divertidas, que cualquiera puede usar, y no parece una mala idea. No tenía a nadie cerca que me explicara las consecuencias que esto tenía”, señaló.

En la familia de Radcliffe había antecedentes de alcoholismo, de modo que, en opinión del actor, era solo cuestión de tiempo caer en la bebida. El apoyo de su familia y amigos le ayudaron a recuperar las riendas de su vida, pero aseguró que la decisión de dejar de beber fue suya. “Me desperté una mañana después de una noche diciendo, ‘esto probablemente no sea bueno’ y paré”, aseguró. Diez años después sigue completamente sobrio y sin probar una gota de alcohol. “Sé que suena de locos dejar de beber por completo cuando eres tan joven, pero realmente creo que fue lo mejor que pude hacer. Esto muy muy feliz de haber tomado aquella decisión”, añadió.

En lo profesional, la fortuna de Harry Potter ha permitido a Radcliffe elegir papeles a su antojo, reinventándose constantemente ya fuera en el teatro, la televisión o el cine. Pues según publica The Times, la fortuna del joven asciende actualmente a 94 millones de libras, al cambio actual unos 103 millones de euros.

Cuando todavía no había finalizado su etapa como el mago adolescente, allá por 2007, Radcliffe se subió a las tablas con Equus, obra ya de por sí controvertida que incluyó un desnudo integral del actor, que entonces tenía 17 años. Después ha ido probando todos los géneros: el terror gótico con la película La mujer de negro (2012), el drama de época en la serie Diarios de un joven doctor (2012), la comedia romántica en la cinta Amigos de más (2013), la libre adaptación literaria en Victor Frankenstein (2015), el biopic en La jungla (2017), la comedia en la serie Miracle Workers (2019), donde interpreta a un ángel que trata de evitar nada menos que el Apocalipsis, o la inclasificable Guns Akimbo (2019), una mezcla de acción, violencia y humor negro.

Como Radcliffe contó a BBC 4: “El problema de haber iniciado mi carrera con un éxito tan enorme como el de Harry Potter es que cada vez que entro a un ensayo o casting siempre imagino que la gente solo va a pensar en mí como ese chico que hizo Harry Potter”. Quizá por eso trate de sacudirse el sambenito del mago en cada nuevo trabajo.

Como Radcliffe reconoció a EL MUNDO, no tiene ninguna necesidad de seguir actuando. “Al contrario que buena parte de mis colegas, no trabajo con la urgencia de tener que pagar las facturas de casa. Sigo en esto porque me gusta y porque es mi vida. No me hace falta el dinero. Tengo bastante”, concedió. En lo personal ha encontrado la felicidad y la estabilidad del lado de la actriz estadounidense Erin Darke, con quien mantiene una relación desde 2013.

A pesar de todo, Radcliffe nunca ha renegado de Harry Potter. “Incluso cuando peor estaba, amaba mucho mi trabajo y me encantaba ir al set. Nunca pensé ‘desearía que no me hubiera pasado esto. Desearía no ser Harry Potter. Eso, simplemente, no pasó”, afirmó.

Comentarios

Comentarios