PING PONG Y GYM EN EL HOSPITAL PARA QUE LOS MÉDICOS COMBATAN EL ESTRÉS

Según anunció el Ministerio de Salud bonaerense, en julio se registró una fuerte caída en los contagios por coronavirus en el personal sanitario. Mientras que en abril el porcentaje alcanzó el 22%, luego se notó una baja en la evolución de los casos llevando la cifra al 7.8%. San Isidro es uno de los municipios con las menores tasas de contagios en los trabajadores que están en la primera línea de lucha contra el virus.

“En partido hay 2.200 trabajadores de la salud. Del total, solo 228 han estado con licencia por covid-19, ya sea por ser positivos o por mantener contacto estrecho con un infectado. Además algunos obtuvieron licencia por embarazo u otras enfermedades”, explicaron desde la comuna. Y agregaron: “Ha fallecido solo una enfermera”.

La primera muerte por coronavirus dentro del personal sanitario en San Isidro se registró la semana pasada cuando Cristina Lorenzo (62), una trabajadora del Hospital, falleció luego de permanecer 15 días internada. La vecina de Martínez prestaba servicio desde 1988: hasta 2005 trabajó en el área de quirófano y actualmente desarrollaba su trabajo en el piso de cirugía. El intendente Gustavo Posse lamentó su pérdida y escribió en sus redes: “Sentimos mucho el fallecimiento de Cristina Lorenzo, enfermera del Hospital Central, una trabajadora de la salud que estuvo en primera línea luchando contra el covid-19. Lamentablemente falleció de este virus. La despedimos con todo el afecto junto con los vecinos de San Isidro”.

Para reforzar la prevención, a nivel provincial, se desarrollaron contenidos para formar al personal a desenvolverse mediante los protocolos existentes y mantenerlo actualizado sobre las innovaciones en los tratamientos. San Isidro no fue la excepción: las autoridades dispusieron -en sus tres hospitales y nueve centros de atención primaria- un equipo de infectólogos y psicólogos que diariamente capacitan en protocolo sanitario y relevan la condición psicológica de los trabajadores en los turnos de la mañana, tarde y noche.

Carla Korytko, coordinadora del Equipo de Salud Mental de San Isidro, sostuvo: “El Servicio de Infectología y el Servicio de Salud Mental realizan un relevamiento diario de manera presencial. Todos los días, y en los tres turnos, se realiza una revisión por las distintas salas de internación donde se evalúa el nivel de miedo, angustia y estrés, así como también si se encuentran trabajando de acuerdo a las últimas indicaciones del Protocolo de Bioseguridad”.

En este sentido, el equipo también recorre otras áreas municipales, capacitando a personal del Patrullaje Municipal, Tránsito, Centro de Monitoreo, Cementerio, entre otros. Gustavo Posse señaló: “Es clave para afrontar la pandemia el cuidado de la primera línea de contagio, esto quiere decir médicos, enfermeras, trabajadores de la salud y personal de geriátricos, porque si ellos están bien, cuidados, van a poder realizar su trabajo de la mejor forma”. Y reconoció: “A veces en el afán de cuidar al otro, el trabajador de la salud puede descuidarse a sí mismo. Por eso es fundamental contenerlos, apoyarlos en este duro momento, y ayudarlos a que estén atentos a los protocolos y no comentan negligencias”.

El plan de contención fue creado hace cuatro meses y continúa en constante actualización. Mientras que en municipios de zona Norte como Escobar se vieron obligados a cerrar sectores de los hospitales por contagios dentro del personal, San Isidro acondiciona salas con mesas de ping pong o cintas para correr. “Entre las medidas que implementamos, reformamos áreas de kinesiología como gimnasios para el personal de salud, dispusimos sectores específicos para que sociabilicen, además de chequeos clínicos y biológicos. Nos alegra muchísimo saber que tenemos una de las tasas más bajas de contagios en médicos y enfermeras”, remarcó Korytko.

En cuanto a la asistencia psicológica, la coordinadora del Equipo de Salud Mental comentó: “Los trabajadores están habituados a ver a los psicólogos en el Hospital Central de San Isidro diariamente. El pedido de tratamiento puede ser porque un trabajador se acerca a solicitarlo o porque su supervisor pide una evaluación. Además, todos los días se realizan grupos de contención presenciales y muchas veces el pedido de iniciar el tratamiento puede desprenderse de esa charla”.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS