POR QUÉ UN PERRO QUEDÓ MOMIFICADO HACE 60 AÑOS EN EL TRONCO DE UN ÁRBOL

Atrapado y sin salida. Pero aunque hayan pasado 60 años, un sabueso de caza al que apodaron Stuckie, encontró la muerte en un árbol de castaño. Lo increíble es cómo se conservó dentro de él. Y hoy es una pieza de museo en el Southern Forest World, en Waycross, Georgia, Estados Unidos.

Según reconstruye el sitio Gizmodo.com, un grupo de leñadores en 1980 cortaba castaños en Georgia cuando dio con una escena digna de una película de terror: un perro totalmente momificado en el tronco de un árbol. El animal, que apodaron Stuckie, era un sabueso de caza que había quedado atrapado en un tronco hueco de ocho metros hacía 20 años.

Stuckie encontró su desafortunado destino mientras perseguía a otro animal. Según el sitio Snopes, quedó atrapado y murió en la parte hueca del árbol, donde permaneció sepultado durante unos 20 años hasta que fue cortado por madereros de Georgia Kraft Corp, que lo donaron al museo Southern Forest World, en Waycross (una pequeña localidad de Georgia).

Pero ¿por qué su cuerpo no se descompuso? Kristina Killgrove, una antropóloga biológica de la Universidad de Florida Occidental, explicó a Newsweek que el roble castaño había funcionado como un ataúd gracias a su contenido en tanino, un desecante natural que absorbió la humedad del entorno, impidiendo la actividad microbiana y, por lo tanto, la descomposición del cadáver.

La imagen del perro está tan bien conservado que lo que se presume que esa imagen lo muestra al último instante en los que arañaba las paredes del tronco tratando de liberarse.

El roble castaño había funcionado como un ataúd gracias a su contenido en tanino

Otra duda que develó el museo Southern Forest World tiene que ver el por qué no lo atacaron los insectos. El Museo afirma que el árbol hueco produjo un “efecto chimenea” que alejó el olor del animal muerto, lo que evitó que las moscas y otros animales fueran atraídos.

Así quedó y se conserva Stuckie, acaso la pieza más visitada del mueso de árboles y plantas de Georgia.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS