SIN TAPABOCAS, MILES DE PERSONAS SE MANIFESTARON CONTRA LA CUARENTENA

SIGUENOS EN FACEBOOK, DALE ME GUSTA A NUESTRA PÁGINA

Una vista general muestra una protesta cerca de la Puerta de Brandenburgo contra las restricciones del gobierno, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus, en Berlín Fuente: Reuters
1 de agosto de 2020 • 13:44

BERLÍN.- Una serie de disturbios tuvieron lugar cuando más de 15.000 manifestantes con ideología anticuarentena, antivacuna y ultraderechista marcharon hoy por la capital alemana, sin respetar el distanciamiento, ni usar tapabocas, parte de las exigencias de las autoridades para permitir la protesta. La misma se produjo con pleno repunte de contagios en el país y el día en que se registró el mayor incremento de infectados por coronavirus, en tres meses.

Los manifestantes pidieron por el “fin de la pandemia” y sus restricciones y utilizaron “Día de la Libertad” como lema de la convocatoria. Ese es el título de la película sobre el séptimo congreso del Partido Nazi, de 1935, dirigida por Leni Riefelstahl, la cineasta que trabajó al servicio del aparato de propaganda de Adolf Hitler. Ese signo delató el interés ultraderechista del encuentro.

En el recorrido, pasaron por los alrededores de la Puerta de Brandeburgo y utilizaron consignas contra “la tiranía” de la canciller alemana Angela Merkel y sus supuestos aliados: la industria farmacéutica y el multimillonario estadounidense Bill Gates. La protesta quedó desarmada en medio de tensiones entre la policía y los convocantes, antes de llegar a su objetivo, la Columna de la Victoria, en el corazón de la capital.

Después de la desconcentración, la manifestación se disgregó en decenas de grupos dispuestos a concentrarse, de todas maneras, en la Columna, mientras otros se dirigieron a objetivos alternativos, como la sede de la Cancillería o Jefatura de Gobierno, informó la agencia de noticias EFE. Según la televisión pública regional RBB, el total de manifestantes llegó a 17.000, entre los que había comerciantes descontentos con las restricciones a la vida pública.

Las autoridades berlinesas desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad, ya que la movilización coincidió con una veintena de otras protestas, incluidas tres de signo izquierdista, contra la marcha de los negacionistas.

La concentración se produjo en un momento de preocupación entre los gobernantes por el incremento de nuevos contagios, tanto “importados” como locales. Según los datos del Instituto Robert Koch (RKI), la autoridad epidemiológica del país, en las últimas 24 horas hubo 955 nuevos infectados, un número que no alcanzaban desde el 9 de mayo, informó la agencia de noticias alemana DPA. El cómputo total está en 209.653 casos, de los cuales 192.700 son pacientes recuperados y 9148 víctimas mortales.

En el Instituto Robert Koch dijeron que la aplicación más laxa de las reglas de distanciamiento e higiene, así como los viajeros que regresan del extranjero son los culpables del aumento de los casos. Como medida para evitar eso, desde hoy Alemania ofrecía test gratuitos de coronavirus para quienes vuelven de otros países. Estos serán obligatorios a partir del lunes para quienes arriben desde regiones de riesgo, a fin de evitar la cuarentena.

Al operativo por las protestas, se sumó más actividad policial destinada a evitar problemas de orden público, ante el incremento de fiestas “espontáneas” que desde hace semanas se dan en la capital alemana. Las mismas son encuentros o picnics al aire libre, que llegan a juntar a miles. A pesar de que las autoridades muestran cierta tolerancia, por entenderlas como una forma de entretenimiento para los jóvenes, mientras los clubes y discotecas siguen cerrados, algunas terminaron en disturbios, como las de hace unas semanas en Fráncfort o Stuttgard.

Comentarios

Comentarios