UN PINCHAZO EN EL DEDO Y ALGUNAS PREGUNTAS, ASÍ SE DETECTA CUÁNTOS PORTEÑOS TUVIERON COVID-19 SIN SABERLO

Un pequeño sobresalto; los ojos que asoman por encima del barbijo y denotan sorpresa. No hay tiempo de procesar si fue dolor o no. Quizá se sintió como un pellizco en el dedo índice. Son milésimas de segundo y la muestra ya está hecha. Una joven vecina del barrio de Montecastro, fue una de las voluntarias que se sometió al Estudio de Seroprevalencia. Esa gota de sangre que le tomaron se envía al Hospital Gutierrez y en unos días revelará si esta vecina contrajo o no coronavirus.

El estudio tiene como objetivo medir el porcentaje de anticuerpos que tiene la población de la Ciudad. Determinar cuánta gente se contagió y no se dio cuenta, ya sea porque no tuvo síntomas, o los tuvo de manera leve, y entonces no recurrió al sistema de salud para hacerse el hisopado.

El relevamiento es un proyecto articulado entre la Dirección General de Estadísticas y Censos, dependiente del Ministerio de Hacienda y Finanzas porteño, y el Ministerio de Salud de la Ciudad. Se puso en marcha el 22 de julio y el viernes debería estar concluido. Para entonces, habrán sido testeados 2.000 vecinos.

En un mediodía apacible, casi primaveral, en Montecastro el único movimiento se nota sobre la avenida Alvarez Jonte, el eje comercial del barrio. En las calles circundantes, casi no se escuchan ruidos y tampoco se ve un ir y venir de autos, ni de gente. La encuestadora y la enfermera que representan a la Ciudad solo tocarán la puerta del vecino o la vecina que previamente haya dado su consentimiento para realizar este test de seroprevalencia. Así es que en algunos hogares ya las están esperando.

A mediados de julio, el Gobierno porteño seleccionó posibles voluntarios en todos los barrios y de todos los niveles sociales, para que participen en el estudio. “Es una enfermedad tremendamente asimétrica. En villas y asentamientos podés tener hasta el 50% de contagios entre los vecinos, como sucede en Villa 31. Y en edificios de viviendas en donde las condiciones de aislamiento y ventilación son las ideales, puede haber hasta diez veces menos de contagios. El desafío es capturar esta heterogeneidad para dar un panorama de la realidad poblacional de la Ciudad”, le explicó a Clarín Daniel Ferrante, Subsecretario de Planificación Sanitaria y Gestión en Red.

A estos 2.000 vecinos y vecinas seleccionados se les envió una carta. En un primer momento, esto generó confusión. Un audio que circulaba en los chats de Whatsapp advertía que se trataba de un engaño para ingresar a las casas a robar. Incluso Fernán Quirós, el ministro de Salud porteño, tuvo que salir a explicar que no se trataba de una noticia falsa.

Aunque la recomendación es permitir que el personal de la Ciudad ingrese al hogar, tampoco es obligatorio. El trámite completo demanda menos de 15 minutos. Primero entrevistan al vecino para preguntarle la edad, con quiénes vive, su situación laboral y si tiene enfermedades previas o factores de riesgo, entre otras cuestiones. Después le toman la muestra de sangre.

La persona que hace la encuesta tiene un soporte electrónico que le permite recolectar la información y compartirla con la Dirección de Estadísticas y Censos en el momento. Y cada muestra queda vinculada con la encuesta a través de un código QR. Una vez que termina el día, todas las muestras se envían al Hospital Gutierrez, en donde se procesan. Demanda entre dos y tres días conocer el resultado. El circuito se cierra cuando los vecinos son informados sobre el resultado del test. A quienes dan positivo se les ofrece realizar un test PCR (hisopado), que también es voluntario.

¿El estudio representa a todos los vecinos de la Ciudad?

“Es una muestra que nos permite sacar conclusiones para los tres millones de vecinos. Son trabajos probabilísticos. Lo ideal sería realizar otras dos muestras similares, con otros 2.000 vecinos diferentes. Este tipo de relevamientos son como fotos del momento que nos dicen que está pasando con el coronavirus en la Ciudad”, detalló José Donati, director de Estadísticas y Censos.

En la web de este organismo figura el listado de los encuestadores, con nombre, apellido y foto. También se puede verificar la información a través del 147. O en los teléfonos de la Dirección, 4032-9145/9147/9101.

Contar con esta información es vital, porque tiene implicancias sobre las políticas públicas. El caso de la Villa 31 puso relevancia sobre la necesidad de conocer cómo evoluciona este virus. En el asentamiento del barrio de Retiro se pudo verificar que el 53% de la población generó anticuerpos para Covid-19.

En la Ciudad se presume que el número es menor. Se estima que por cada caso documentado, con hisopado positivo, hay entre 8 y 10 personas que se contagiaron sin darse cuenta. Según cifras oficiales, hasta el martes se registraron 64.234 casos positivos acumulados (residentes); si esta cifra se multiplica por 9, se estima que podrían ser casi 580 mil los vecinos por los que pasó el virus.

De acuerdo con lo que ocurrió en otras urbes del mundo, la curva de contagios comenzó a descender cuando entre el 12% y el 20% de la población sufrió la infección. Buenos Aires se encuentra en este momento, según los funcionarios del área de Salud, con una cantidad de contagios alta pero estabilizada.

Comentarios

Comentarios