URUGUAY AMPLÍA LOS BENEFICIOS PARA LOS EXTRANJEROS QUE INVIERTAN Y SE RADIQUEN EN EL PAÍS

El congreso de Uruguay sancionó, con algunas modificaciones, el proyecto de ley presentado por el presidente Luis Lacalle Pou sobre los incentivos tributarios para quienes saquen la residencia fiscal uruguaya e inviertan en el país. La medida ya despertó el interés de los argentinos de alto poder adquisitivo que analizan radicarse del otro lado del Río de la Plata.

La Cámara de Senadores aprobó este martes el proyecto de ley que modifica la “vacación fiscal”, un beneficio para quienes adquieran la residencia fiscal a partir del ejercicio 2020 en el país. Ahora pasará a ser promulgado por el Poder Ejecutivo, informó el diario El País, de Montevideo.

La “residencia fiscal” determina qué impuestos debe pagar una persona (física o jurídica) según el país donde reside y de acuerdo a dónde genera las rentas, explicó El País.

La normativa vigente dice que quien tenga la residencia fiscal tiene la opción de tributar el Impuesto a la Renta de No Residentes (IRNR) por cinco años para los rendimientos de capital mobiliario provenientes del exterior. Pero, como el IRNR no lo grava, no pagan por esos rendimientos.

Luego de los cinco años del plazo de exoneración, el extranjero pasa a tributar Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por los rendimientos de capital mobiliario en el exterior a una tasa del 12% anual, detalló el diario uruguayo.

Ahora, con los cambios aprobados por el Parlamento, se extiende la “vacación fiscal” de cinco a diez años.

Además, con este nuevo régimen se permite tributar el IRPF a una tasa del 7%, en vez de 12%.

En de julio pasado, Lacalle Pou ya había flexibilizado por decreto los requisitos para otorgar la residencia fiscal, con el objetivo de atraer migrantes de alto poder adquisitivo, en particular desde la Argentina.

El presidente ya había anunciado sus intenciones de hacer esto dos meses antes de asumir. En enero desempolvó un eventual plan para mejorar las condiciones para que los extranjeros de grandes patrimonios se radicaran e instalaran empresas en Uruguay.

Desde julio, las consultas de argentinos interesados en instalarse en Uruguay se dispararon.
El decreto de julio

“Uruguay es un país de puertas abiertas con una política migratoria que otorga un marco de seguridad pública, jurídica y económica para todas las personas extranjeras que deseen radicarse”, expone el decreto de Lacalle Pou que entró en vigencia el 1° de julio.

El texto agrega dos nuevas posibilidades para obtener la residencia fiscal.

La primera es la compra de un inmueble por al menos 380.000 dólares en lugar de los 1,7 millones que se pedían antes, siempre que la persona permanezca en el país por al menos 60 días al año.

La segunda es la participación en una empresa por más de 1,6 millones de dólares, en lugar de los 5,3 millones anteriores, si la firma genera al menos 15 puestos de trabajo directos.

A esto se suma que Uruguay no grava algunos activos. En Argentina “aquel que tiene 10 millones de dólares en el exterior va a pagar 225.000 dólares anuales y si se muda a Uruguay sobre esos activos no paga un peso”, grafica el abogado César Litvin, profesor titular de Impuestos en la Universidad de Buenos Aires.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS