YO SOY BETTY, LA FEA: POR QUÉ ALGUNAS ACTRICES EVITABAN A DON ARMANDO FUERA DEL SET

Las grabaciones de la exitosa telenovela Yo soy Betty, la fea -con sus largas jornadas en el set- llevaron a que las actrices Lorna Cepeda (Patricia Fernández, la peliteñida) y Natalia Ramírez (Marcela Valencia) entablaran una gran amistad.

La relación se volvió tan fuerte y cercana -cuenta el sitio Publimetro Colombia- que continúa vigente y ambas siguen revelando algunas perlitas imperdibles sobre aquellos años tan intensos y de una desmesurada exposición pública.

Tan es así que hace unos meses en un video en vivo a través de Instagram las actrices contaron anécdotas de las épocas de grabación, en 1999.

Uno de esos recuerdos que llamó la atención y comenzó a circular en las redes es que ambas, en los ratos libres, buscaban a toda costa evitar a Jorge Enrique Abello (Don Armando, el protagonista de la novela, en conjunto con Ana María Orozco, Betty).

Además, para no dejar abierto a la imaginación de la audiencia, explicaron el particular motivo.

Resulta que muchas veces ellas pedían la pizza favorita para las dos. Solo cuatro porciones. Una medida justa para cada una. En cuanto Abello (Don Armando) veía que estaba el menú in situ les pedía una ración.

Las primeras veces, de corazón y con el afán de mantener la camaradería en el grupo, optaron por convidarle de su almuerzo.

Hasta que se dieron cuenta que quedaban con hambre y comenzaron a esconderse de él cuando llegaba la comida al set de ‘Ecomoda’.

“Teníamos unas grabaciones totalmente extenuantes. No existían las famosas doce horas que hay ahora. Eran jornadas aún más largas. Entonces, pedíamos a una pizza con jamón y queso que nos llevaban a RCN, el estudio”, recordó la popular Marce.

Por esto, varias veces, según cuentan, les tocó comer en el baño -“unas asquerosas”, dijo una de ellas- o en un diminuto camerino. Cualquier lugar era bienvenido, con tal de estar a resguardo.

“Estábamos súper pendientes de que llegara el domiciliario para ir a la portería, pagar y buscar un sitio seguro”, agregó en este video.

En el momento en que hacía esta confesión su compañera, la famosa Peliteñida se reía a carcajadas, pues ella aseguraba que pese a no estar orgullosa de lo que estaban haciendo, les resultaba difícil compartir su comida. “¿Por qué no compraba su pizzita? ¡Quería la que habíamos encargado nosotras!”, dijo divertida.

Lorna y Natalia recordaron divertidas esta particular anécdota y agregaron que de ninguna manera esta leve incomodidad o descuido de parte de él -que hasta podría vislumbrar su poca tendencia a hacer desembolsos- opacó esa linda etapa que vivieron, con un éxito que quedó marcado en la historia de las telenovelas y un guión que resultó muy novedoso.

Las dos también coincidieron en que incluso los días de trabajo hasta las 3 de la mañana -que generan su obvio desgaste- les dejaron una sensación agradable.

Yo soy Betty, la fea fue escrita por Fernando Gaitán y ganó en 2010 el premio Guinness, por su éxito internacional. Fue emitida en más de 180 países, doblada en 25 idiomas y tuvo al menos unas 28 adaptaciones alrededor del mundo.

FUENTE: CLARIN


SÍGUENOS